Programa Cultural

Vicenza y sus alrededores ofrecen muchas oportunidades para hacer una excursión o para disfrutar de un día entero en la hermosa naturaleza, aprovechando al máximo el tiempo fuera de las prácticas.

El centro de Vicenza es una visita obligada: la imponente Basílica, el Teatro Olímpico con su singular escenario, el Museo Cívico del Palacio Chiericati y otras obras del mundialmente famoso arquitecto Andrea Palladio destacan en una ciudad ya rica en monumentos. Un paseo por la calle comercial de Corso Palladio, bajo los arcos de Corso Fogazzaro o en los callejones escondidos lleva a través de la historia secular de la ciudad, mientras que Villa Rotonda, Monte Berico y Villa ai Nani ofrecen vistas inolvidables de la ciudad y sus alrededores.

No se puede dejar pasar la oportunidad de visitar Venecia: en sólo una hora de tren se llega a la Perla del Véneto y es posible disfrutar las vistas a la laguna y a las numerosas islas. El viaje continúa a lo largo del Canal Grande con sus impresionantes palacios, luego sobre el puente de Rialto en los barrios y callejones de la ciudad hasta la Punta della Dogana y el Ponte dell’Accademia. Al final se llega a la Plaza San Marco con los mosaicos dorados de la Basílica y las decoraciones del Palacio Ducal.

Una excursión a Verona también debería estar en el programa: cautiva inmediatamente a sus visitantes gracias a su casco antiguo medieval y su incomparable estilo. Ya sea en la arena romana, siguiendo los pasos de los escalianos en Castelvecchio o más bien románticamente bajo el balcón de Julieta – Verona no es ciertamente tacaña con plazas maravillosas y vistas atractivas.

La animada Padua, a menos de 30 minutos de Vicenza, ofrece pinturas al fresco en la Capilla de los Scrovegni y en el antiguo Palacio Bo, una de las universidades más antiguas del mundo. El lugar adecuado para hacer una pausa es la plaza más grande de Europa, Prato della Valle, con vistas a las Basílicas de Sant’Antonio y Santa Giustina.

El domingo por la tarde es el momento ideal para pasear por las murallas del Castillo de Marostica o para pasear por el pintoresco Bassano del Grappa con sus plazas, donde se puede degustar una deliciosa grappa en el singular puente de madera “Ponte degli Alpini” y disfrutar del panorama montañoso.

El Lago de Garda, la costa del Adriático y Milán también se alcanzan en 2 horas en tren o en autobús, mientras que las pistas de esquí más cercanas están situadas a una hora y media en autobús.

Vicenza – Tiempo para momentos inolvidables