Programa Cultural

Vicenza y sus alrededores ofrecen opciones interesantes de lugares para visitar, ya sea por unas cuantas horas o en un día entero, ciudades y pueblos que vale la pena conocer, aprovechando el tiempo libre que se tiene a disposición durante la estancia de prácticas.

Eurocultura colabora con guías turísticos locales expertos desde hace varios años, para ofrecer a los participantes la posibilidad de descubrir las bellezas mundialmente conocidas, así como los rincones secretos de las ciudades más bellas de la Región del Véneto.

Basilica palladiana in Vicenza

En el centro de Vicenza hay un recorrido que nadie se debe perder: la Basílica Palladiana, el Teatro Olímpico, Palazzo Chiericati y otras obras de Andrea Palladio son el marco de una ciudad rica en historia y cultura. Incluso un simple paseo por Corso Palladio o bajo las arcadas de Corso Fogazzaro o entre las calles secundarias ofrece muchos detalles encantadores. La Villa Capra (llamada también La Rotonda), Monte Bérico y la Villa ai Nani regalan panoramas inolvidables a quienes se aventuren a salir del centro de la ciudad.

Venecia

No puede faltar un día en Venecia: basta sólo una hora en tren para llegar a la perla de Véneto. Se puede pasear a lo largo del Gran Canal admirando los suntuosos palacios de Venecia, cruzar el puente de Rialto, adentrarse entre los barrios y las calles estrechas, llegar a la Punta della Dogana, al Puente de la Academia, a la Plaza San Marcos y admirar los mosaicos de oro de la Basílica y las decoraciones del Palazzo Ducale, sin perder nunca de vista la laguna y sus numerosas islas.

¿Quién no conoce Verona, la ciudad amada por Shakespeare? Eurocultura también organiza una excursión para visitar la Arena, la casa de Romeo y Julieta, el Palazzo Scaligero y pasear a orillas del río Adigio.

Una breve visita a Padua tiene que incluirse en el programa, para poder apreciar los frescos de la Capilla de los Scrovegni, los claustros del Palazzo Bo, sede de la segunda universidad más antigua de Italia y al final relajarse en el Prato della Valle disfrutando la vista de las grandes cúpulas de las Basílicas de San Antonio y Santa Justina.

Por último, no hay nada como tomarse una tarde de domingo e ir a dar un paseo a lo largo de los muros del castillo de Maróstica e imaginar la famosa partida de ajedrez viviente en la plaza del castillo inferior, o perderse entre las pintorescas plazuelas de Bassano y degustar una grappa DOP en las destilerías del Puente degli Alpini, acariciado por la brisa de los Prealpes Vénetos que circundan la zona.